Home | Mapa del sitio | Contacto | apa@apamontealto.com
COLEGIO MONTEALTO MADRID

Asociación Abuelos y Antiguos Padres de Montealto

Cartas de unos abuelos

Mis queridos nietos y nietas: este año, ya no puedo celebrar con vosotros el día de los abuelos en el Colegio. ¡Recordais con cuanta ilusión y cariño lo hacía!

Pero como nos han pedido que os escribamos una carta, no quiero que os falte la mía y aunque sabéis que me gustaba hablar mucho, sólo os quiero dar tres breves consejos de abuelo:

Uno; que cuidéis y defendáis siempre a la familia.

Otro; que busquéis y defendáis siempre la verdad. Aunque salgáis perdiendo.

Y el más importante; que crucéis la vida cogidos de la mano de vuestro Padre Dios y de la Virgen. Y si en algún momento os soltáis, volved a ellas que las encontraréis tendidas hacia vosotros.

Viviendo estos consejos seréis gente de bien, que es lo que necesita el mundo-

Os quiero muchísimo y no firmo porque sabéis quien soy y esta carta es también de muchos abuelos que están conmigo.

11-Mayo-2010

[Carta original manuscrita]

Carta Julia Cerezo y Santiago Esteban

Carta a nuestras nietas. Ha valido la pena

Queridas nietas:

Aún recordamos con nostalgia y gratitud aquel día que vuestros abuelos estudiamos donde invertir nuestro pequeño patrimonio. ¡Y qué mejor inversión que la educación y formación de nuestros hijos! Así comenzó nuestro itinerario montealtino.

Hoy tenemos la alegría de ver cómo vuestros padres han seguido el mismo camino.

¡Vale la pena! En estos tiempos de crisis sois las acciones mejor cotizadas.

A vosotras, nietas: la que ya ha salido del Colegio, la que este año lo dejará, y las que permaneceréis en él unos años más: enhorabuena. Tenéis un tesoro que iréis descubriendo con el paso del tiempo, en las distintas etapas de vuestra formación. El Colegio, junto con vuestros padres y vuestros abuelos, os seguiremos acompañando en las distintas etapas de vuestra formación. El Colegio, junto con vuestros padres y vuestros abuelos, os seguiremos acompañando en las distintas etapas de vuestra vida. Cada una de ellas es preciosa, pero ésta, la del colegio, os va dejando su impronta. ¡Valoradla!

Que seáis muy felices, alegres, jovencitas, "futuras mujeres de una pieza", de las que ni el viento ni el calor las agosta. De las que hoy requiere la sociedad

CRóNICA DE LA PEREGRINACIóN A LORETO DE LOS ABUELOS DE MONTEALTO

Del 26 al 30 de octubre del 2012

El Miércoles 26 De Octubre, a las 9 de la mañana, 27 romeros -8 caballeros y 19 señoras-, salíamos del aeropuerto de Barajas camino de Loreto para arrodillarnos ante la Señora en la Santa Casa. En el aeropuerto Marco Polo de Venecia, nos esperaba Laly D'Angelo,la guía que ya no nos abandonaría durante el viaje. Una persona seria, profesional y responsable.

En el “vaporetto” nos trasladamos a Venecia, una hora de trayecto aproximadamente. Llegamos al Hotel Príncipe. Nos pareció algo “démodé” pero con mucho encanto. Lo más agradable era una terraza que daba al Gran Canal y desde donde era una delicia ver pasar las góndolas, con los “palazzos” renacentistas al fondo.

Después de “soltar” las maletas, tomamos un bocadillo de pie porque no había tiempo para más, y nos fuimos a la Iglesia de Nuestra Señora de la Salud para oír Misa de 4,30. De esta forma iniciábamos, desde el primer momento, el carácter peregrino que tenía el viaje.

“Santa Maria della Salute” es una impresionante Iglesia barroca construida en gratitud por el fin de la epidemia que en 1630 asoló Venecia y que produjo miles de muertos. La Iglesia preside pomposamente el Gran Canal, con su Gran Cúpula que se divisa desde cualquier parte de la ciudad. Su planta es octagonal, y en el Altar Mayor está la Virgen y el Niño en actitud de salvar a Venecia de la plaga. Todo el templo está cargado de simbolismo mariano de gran riqueza, con pinturas de Tiziano y Tintoretto. Concluida la Santa Misa, se inició el rezo del Rosario al que nos unimos todo el grupo. Allí encomendamos a todos nuestros familiares y amigos, enfermos… Fue un buen comienzo del peregrinaje.

Desde la estación “La Salute”, con la misma naturalidad que si fuera la parada del 134, volvimos a subirnos al “vaporetto” rumbo a la Plaza de San Marcos para “echarle un vistazo”, pues estaba programada una visita al día siguiente con guía local.

Ya en tierra firme, dimos un paseo por la famosa plaza, que es el corazón de Venecia. Lugar de visita obligado por su belleza y su arquitectura; mezcla de bizantino, gótico y renacentista.

La vuelta al hotel la hicimos andando, a pesar del cansancio y la distancia. Pudimos hacernos cargo de las tiendas de lo mas variopinto que tiene Venecia. Nos admiramos ante el mundo de las máscaras, de los antifaces, de la artesanía del papel, de los grabados, los juguetes de madera, de los bordados de ropa de casa y sus encajes…. Descubrimos los bolsos, con un diseño y calidad exquisita. El paseo tenía su dificultad, pues 27 personas en casi fila india, no es cosa fácil. Teniendo en cuenta que de pronto, una, dos, tres o cuatro nos parábamos ante algo que llamaba nuestra atención. Finalmente, sorteando calles y puentes, llegamos al hotel, sanos y salvos.

Después de cenar… ¡a la cama! Nada más lejos de la realidad. Hubo convocatoria de mujeres en el salón. Con una botella de “Limoncello”, - licor bajo de alcohol- unos vasos de plástico y unos cubitos de hielo, tuvimos una divertida tertulia contando las impresiones del viaje y de la propia vida.

El Jueves 27 a las 9h. salimos del hotel para coger el “vaporetto” que nos llevaría a San Marcos. Teníamos programada una Misa en la capilla que guarda los restos de San Isidoro, protector de la Basílica. El sacerdote dirigió unas palabras a “los spagnoli del Colegio Montialto…” lo que nos llenó de orgullo.

La Basílica es el núcleo espiritual de Venecia y uno de los edificios medievales más espléndidos del mundo. El atrio, presidido por cinco pórticos con arquivoltas está decorado con mosaicos del siglo XIII que representan escenas del Antiguo Testamento. Los estudiosos afirman que tiene 4.000 metros cuadrados de mosaicos. Entre ellos figura la cúpula de Pentecostés repleta de ángeles y el impresionante Pantocrátor que preside el ábside. Frente a la Basílica se levanta “El Campanile”, el emblema más famoso de Venecia.

Fuera nos esperaba Enmanuelle, la guía local que nos mostró elexterior del Palazzo Ducale, que no ha sido superado por ningún monumento medieval de Europa. Es austero, con columnas góticas de piedra traída de Istria que sustentan el techo del pórtico de la planta baja. El cuerpo principal está construido con mármol rosáceo de Verona.

A continuación dimos un paseo con Enmanuelle, que vive en Venecia, por las callejuelas tan típicas y llenas de encanto. Nos explicó las particularidades de la ciudad dividida en distritos, que hasta el ticket del autobús señala “Regione del Veneto” y que algunos mapas lo reflejan con distintos colores. Nos contó las continuas inundaciones a las que está sometidaVenecia. A la pregunta de si la ciudad sufre con esta amenaza constante, dijoque en 400 años se había reducido unos 60 centímetros. A los poco versados entemas de construcción, nos impresionó el hecho de que toda Venecia tuviera susbasamentos sobre agua con troncos de madera preparada para evitar la entrada de oxigeno.

Luego nos llevo a una fabrica de murano para ver cómo y con qués oltura moldean el cristal. Pero aunque hubo admiración a ese trabajo, no tuvimos ningún recato a la hora de no adquirirlo.Comimos en un self-service y… ¡al fin, tiempo libre!

Ya estábamos en la Venecia firme, sabiendo que sobre troncos de madera. Fuimos al mercado de Rialto, un lugar popular lleno de encanto, para hacer nuestras compras pensando en los regalos de Navidad. Al ver los precios, muchas se adentraron en el mundo del bolso y aquello fue increíble. Una hija de Pilar le encargó por sms un bolso verde y, como en” Fuenteovejuna todas a una”, buscamos el bolso verde:

- ¡Aquí hay uno verde!… gritabauna desde la puerta de una tienda

- No -decía otra- ese espistacho, no es verde.

- Mirad otro verde ¡¡québonito!! Decía otra desde otra tienda

Los venecianos deben estar muy acostumbrados a estas pequeñas locuras pues no se inmutaban. Es fácil imaginar la escena: Tere dijo que buscaba calcetines de caballero de talla muy grande, e inmediatamente se inicio el despliegue a la búsqueda de los calcetines. Algunas tuvieron que comprar un bolso grande –tipo bolsa- para guardar los bolsos. Laly que nos había dicho que Venecia era para contemplar, no para comprar, al ver nuestras compras reconoció lo acertado y barato que lo habíamos hecho. Cada una tenia 18 asesoras a su cargo, era imposible equivocarse.

En un alarde de seriedad decidimos visitar por nuestra cuenta elinterior del “Palazzo Ducale”, algo que sin duda mereció la pena. Se trata de un magnífico conjunto de patios, salones municipales donde vivía el Dux y dondese urdían las políticas gubernamentales. Llamó nuestra atención la” Sala delloScudo” decorada con mapas del siglo XVI que ilustran el mundo tal y como era entonces y las salas decoradas con frescos en los techos por los grandes maestros de la pintura veneciana del siglo XVI, Tintoretto y el Veronés. La “sala del Senato” impresiona por sus 50 metros cuadrados de largo y 25 de ancho. Es la mayor superficie, sin columnas, de Europa. Allí se reunían 300 senadores para debatir asuntos de política exterior, de guerras, comercio… No en vano Venecia fue el centro de la Europa comercial y lugar de paso de mercaderes. Una vez que la corte dictaba sentencia a los malhechores, eran sometidos a castigos, dependiendo de la gravedad de sus delitos. De allí, visitamos la prisión con acceso directo desde el palacio a través del famoso “Ponte del Suspire.” Los románticos del siglo XIX acuñaron este nombre al escuchar los suspiros de los condenados cuando cruzaban el puente para ser confinados en prisión. Visitamos algunas celdas que resultan denigrantes. Las de la planta baja están frecuentemente inundadas. De aquí se escapó el famoso Casanova.

Regresamos al hotel por calles desconocidas. Una maravilla cruzarlos diferentes puentes con las góndolas sobre los pequeños canales, es algo indescriptible. Mary Carmen tuvo que entrar en un chino para comprarse unos zapatos ya que no podía, materialmente, seguir. Las demás, igual que los niños, preguntábamos “¿falta mucho para llegar?” Y siempre faltaba muchísimo.

Tras la cena en el hotel… “¡al limoncello!”. Esta vez en la habitación de” las jefas” pues sospechábamos que al hotel no le había hecho gracia la discreción hispánica de la noche anterior. No faltaron ni vasos de plástico ni hielos. Apareció Rosario llorosa diciendo que su marido había ido al teatro y no lo localizaba . Eran las 12 de la noche y , aunque se había perdido, llegó Luis tan contento. Fue una tertulia divertidísima donde cada una contaba anécdotas vividas. Parecíamos un grupo de colegialas de excursión de fin de curso haciendo trastadas a susprofes. No comprendíamos cómo habíamos podido vivir todos estos años sin el “Limoncello”.

Nuestra guía, Laly, estaba sorprendida con nuestro grupo; por la convivencia agradable, la alegría, familiaridad en el trato, el estar deacuerdo en tantas cosas fundamentales, la ilusión que teníamos con el verdadero objetivo del viaje… y así nos lo dijo.

El Viernes 28 a las 7 h. de la mañana salimos hacia el “vaporetto” para coger el autobús en la isla de Tronchetto que nos llevaría a Padua y Loreto. El día estaba nublado y gris, pero la Venecia de la que íbamos alejándonos seguía preciosa con el Gran Canal, los “palazzos” reflejados en el agua, la neblina…

El trayecto en autobús a Padua duró una hora escasa. La campiña espreciosa , como jugando con lagos y lagunas entre amarillos, naranjas y verdes, perfectamente arada.

Padua, “Padova” en italiano, es una gran ciudad de 150.000 habitantes. Todas las calles con soportales que le dan un aire monumental. Además de un gran comercio, tiene la segunda universidad más importante de Italia en cuanto a antigüedad.

En primer lugar visitamos la capilla de “santa Giustina” , santa Justina, donde se venera el cuerpo de san Lucas evangelista, el apóstol artista al que se le atribuye el retablo de Czestochowa, entre otros. A continuación nos dirigimos a la Basílica de San Antonio “Il Santo”, como le llaman-. Es uno delos lugares de peregrinación mas importantes del país. En la plaza que da acceso a la Basílica pudimos ver una magnifica estatua ecuestre esculpida por Donatello .

Antes de entrar dan unos papeles para que cada uno ponga las peticiones al santo. A muchos de nosotros nos resultaba pequeño. Oímos Misa en el Altar Mayor y rezamos ante sus restos. Todas las personas, amigos y conocidos quedaron allí, a los pies del santo “de los imposibles”.

Nos dirigimos a la “Cappella Scrovegni” con Laly haciendo cabezalevantando su paraguas en alto. En esta capilla se encuentra la obra más importante precursora del renacimiento; los frescos de Giotto. Con escenas de la vida de la Virgen y de Cristo, sobre un fondo azul radiante. A nuestra llegada nos obligaron a descansar de 15 a 20 minutos en una sala contigua para no contaminar con la humedad que podíamos emanar o con el sudor. Parece una réplica de la Capilla Sixtina. La pared central tiene un fresco del JuicioFinal. Los paneles bajos, representan los pecados capitales con las virtudes enfrentadas, al lado derecho e izquierdo: pereza-diligencia; soberbia-humildad….

Faltaban unos 300 kilómetros para llegar a Loreto. Mejor dicho, a Recanati, a 6 km. de Loreto, pues allí no había alojamiento. El trayecto se hizo corto con los chistes de Pepe que es una especie de Espasa de chistes. Aprovechamos para rezar el rosario, en el que participaba siempre todo el autobús.

Recanati es un pueblo de unos 6.000 habitantes sobre una colina, que para llegar, el autobús tuvo de hacer marcha atrás para luego tener que subir cada uno su maleta y alguna con “el bolso de los bolsos” El hotel, es del estilo de un Parador español, ideal. Había sido un “palazzo”, luego un seminarioy ahora el hotel “Recanati Gallery Hotel”. Teníamos la Iglesia enfrente. Luego supimos que era la Catedral, y cuyo patrón es San Flaviano. Parece un pueblo medieval con sus casas terrosas y amarillentas, las calles empedradas…

El Sábado 29 A las 9h. salíamos del hotel serpenteando la montaña para ir a Loreto, principal objetivo del viaje. Durante el trayecto rezamos la primera parte del rosario para iniciar la romería. Oiríamos allí Misa a las 11h. lo primero que vimos fue la llamada” Plaza de la Virgen “que da acceso al Santuario, y la pared lateral con las arcadas del Palacio del Episcopado.

Como teníamos tiempo, después de saludar al Santísimo, entramos en la “Santa Casa”. La capilla donde la tradición cuenta que es la misma casa de Nazaret donde vivía la Virgen cuando la visitó el Arcángel San Gabriel en la Anunciación, y que fue llevada allí por los ángeles en la noche del 9 al 10 de diciembre de 1294. Hecho que las investigaciones y excavaciones confirman.

Es difícil expresar lo que allí se siente. En el pequeño altar está esculpido Hic verbum caro factum est . “Allí -donde estábamos– el Verbo se hizocarne”, nos repetíamos para nuestros adentros. Juan Pablo II celebró mas de un Congreso, Benedicto XVI la ha visitado varias veces y, en 1951, Monseñor Escrivá consagró el Opus Dei a la Virgen de la Santa Casa.

El Beato Juan Pablo II escribió para el VII centenario del Santuario:

“Loreto es icono pero no de verdades abstractas, sino de un eventoy de un misterio: la Encarnación del Verbo. Produce emoción al entrar en lavenerada capilla y leer las palabras allí escritas: Hic verbum caro factum est . No es solamente un monumento dehistoria y de fe, es una exaltación de María y de su morada terrena”.

Oímos Misa de 11h. en el Altar Mayor que tiene como retablo la Casa de mármol que reviste la Santa Casa con escenas de la vida de la Virgen. Son los Capuchinos, los que cuidan de la Santa Casa. Volvimos a hacer oración en aquel lugar privilegiado, conscientes del “privilegio” de estar allí.

Luego con Floriana, la guía local, visitamos las capillas absidiales y laterales, la central del Crucifijo y las que rodean el templo dedicadas a Alemania, Francia, España Polonia… La española está decorada con frescos que representan la Sagrada Familia, el sueño de San José, la vuelta a Egipto… En una, dedicada a la Virgen, rezamos la segunda parte del santo rosario. Visitamos la sala de reliquias, nada ostentosa, lo más actual es un casco de un joven que se salvo de un gravísimo accidente de moto con unas hermosas palabras de agradecimiento.

Una costumbre que tienen desde hace años en la noche del 9 al 10 de diciembre, esque todos los años, cuando llega esa fecha, iluminan unos cuantos kilómetros del Adriático que lo circunda, para que los ángeles no se pierdan. Es una tradición realmente preciosa.

Al salir de la plaza nos encontramos que estaba llena de caballeros y damas de la Orden de Malta, pues tenían allí a las 4 de la tarde, una concentración de toda Italia con bendición solemne del Obispo.” La Soberana Orden De Malta Militar y Hospitalaria de san Juan de Letrán, “tiene personalidad jurídica y ha sido aceptada por la Santa Sede para “guarda de la fe y regalo de los pobres”. La plaza ya estaba preparada para tal evento con un altar, dos órganos y todos los presentes rigurosamente uniformados. Los caballeros de capa negra, las damas deazul con toca blanca, los niños con boinas rojas.

Cuando decidimos ir a tomar “algo”, en aquel lugar con ambiente,religioso-militar-hospitalario-, entre aquella multitud multicolor, oímos enmedio de la plaza a Pilar que hablaba con toda naturalidad con sus nietos pequeños y decía: “Guau, guau, guau… pío, pío, pío… mua, mua, mua”. Muñoz Seca se perdió la mejor de sus novelas no habiendo visto este cuadro y Almodovar la mejor de sus películas.

Nos preparamos para asistir a la procesión. Se inició por orden deedades, niños de 6 ,7 años primero, luego de 8 ,9 10, 12…, adolescentes, las damas y detrás los caballeros. Presidida por el Obispo que llevaba la Custodia bajo palio.

Ricardo, nuestro fotógrafo oficial, no paraba ni un minuto para pasarlo al celuloide. Primero hubo la bendición de enfermos y luego la bendición solemne. Nos colocamos bajo la arcada del Palacio Episcopal. Todos de rodillas. Una experiencia única llena defe, colorido y, por supuesto, inesperada.

Como era sábado todos estuvimos de acuerdo en regresar a Recanati pues sabíamos que había Misa de 6.30h. Y así llegar a Madrid al día siguiente domingo con la Misa ya oída y “poder cuidar a los nietos” decía una con gracia.

El párroco de Recanati, persona bondadosa, se puso contentísimo con la presencia “de los spagnoli del Colegio Montialto”. Nos animó a quedarnos un día más ya que iba la RAI a la inauguración de la “Capella” de las reliquias. Al terminar la Santa Misa nos acompañó a visitarla y nuestra sorpresa fue que, además de custodias antiguas colocadas en vitrinas de granvalor, albergaba; un trozo de la Cruz de Cristo, una espina de la Corona de Espinas, un hueso del apóstol Santiago –parecía el antebrazo- y las sandaliasde San Francisco de Asís, hechas por su hermana Santa Clara de tiritas y mástiritas de piel, como las que llevan ahora nuestras hijas y nietas.

En ese momento entró Su Eminencia el Obispo de Recanati, persona jovial y simpática, y ante la presentación que de nosotros hizo el párroco, nos dio la bendición con la reliquia del ApóstolSantiago, guardada primorosamente en un relicario de cristal enmarcado en plata antigua. Otra vez nos pusimos de rodillas para recibir la segunda bendición obispal del día.

El Domingo Día 30 nos levantamos a las 4am. El hotel tuvo el detalle de abrir la cafetería para que pudiéramos tomar algo antes del viaje. Llegamos al aeropuerto de Fiumicino con tiempo suficiente para embarcar y comprar, esta vez convertidas en amas de casa pluscuamperfectas, pasta, pasta y pasta para hacer“al dente”. Al llegar a Madrid nos despedimos muy emocionados del maravilloso viaje, ya finalizado.

No sabemos dónde será la peregrinación del próximo año. Lo que tenemos claro es que éstade Loreto será muy difícil de olvidar, como lo fue Lourdes, Fátima y Czestochowa.

2013 © Diseño y realización: Esther Lomas || C/ La Masó, 76-78 Madrid - Telf: 91 738 81 00 - E-mail: apa@apamontealto.com